El poker es un juego, considerado por muchos como deporte mental, y que posee grandes posibilidades para satisfacer las necesidades de todo tipo de jugadores. Esto se traduce en que existen múltiples variantes de poker que pueden llevar a cualquier usuario al límite y que le pueden hacer conseguir mucho dinero. Precisamente de límites va el asunto, ya que siempre hay jugadores que prefieren tener manos más controladas que otros, que prefieren la locura del freestyle. Y de ahí nacen tanto el poker con límite como el poker sin límite, otra de las grandes decisiones a tomar por cualquiera que se quiera dedicar a este mundillo.

Si ya tomaste la decisión de si prefieres jugar MTT o cash games, ahora te toca apostar por los límites. El poker con límite se juega exactamente como su propio nombre indica y como todos estamos pensando. La mesa establece un límite mínimo y un límite máximo de dinero en fichas que se puede apostar, y la apuesta del jugador debe estar siempre entre esos valores. Si no es así no se admitirá en la tabla. Por su parte, el poker sin límites aparta cualquier tipo de barrera y permite apostar todo lo que deseemos y en el momento en el que lo hagamos.

Para saber por cuál de las dos opciones decantarse hay que conocer primero las diferencias entre las dos versiones, más allá de las que son obvias. En las reglas principales de poker tanto para limit como para no limit se indican estas diferencias fundamentales que comentamos en cuanto a las apuestas que se deben hacer. Pero esto no es lo único destacable, pues la estrategia cambia por completo de una variante a otra. De hecho, a los jugadores les suele costar mucho ser buenos en ambas y adaptarse en periodos cortos de tiempo. Y hay que dar algunas claves de ello.

Una de ellas es que los botes que se pueden conseguir en el poker sin límites, no se van a poder obtener en el poker con límites. Los números de las mesas en las que no hay topes pueden llegar a ser estratosféricos, y eso en realidad supone un gran beneficio para los jugadores. Puede que haya profesionales que prefieran un juego mucho más controlado, pero lo que está claro es que el no limit te puede ofrecer unas ganancias en una sola mesa que el limit te daría jugando en varias. Aunque para eso tienes que ganar y convertirte en uno de los tiburones del lugar.

Por consiguiente, el hecho de que se pongan menos fichas en juego también condiciona la forma de jugar. Los jugadores tienen menos posibilidades de cubrir sus pérdidas anteriores con una sola mano ganadora, y por tanto, esto hace que el estilo de juego pueda ser más soft en el limit. Los usuarios tratarán de seleccionar mucho más donde ponen sus fichas y solo arriesgarán si piensan que poseen una verdadera mano ganadora, la que sería la mejor de la mesa. Si no la mejor opción será foldear y esperar a que la suerte vuelva a sonreírte.

¿Esto le quita emoción al poker con limite? En realidad no tiene por qué. De hecho se pueden producir situaciones muy interesantes a nivel estratégico en la búsqueda del robo de ciegas. Lo que sí que limita mucho más es la posibilidad de farolear. En los juegos en los que no hay límites se puede controlar mejor a los rivales y el bote, y se puede obligar al adversario a tener que ir a manos que no tenían en mente. En el limit las manos perdidas tienen un impacto mayor y pueden decantar tu futuro en la mesa.

En cualquier caso, también hay menos posibilidades de cometer errores groseros antes de la última calle cuando existen topes. Si la mano está pareja, el river es el que decidirá quién es el ganador y las fichas que hayas podido poner en juego hasta ese momento compensarán con las que podrías haber ganado. Es por eso que si decides decantarte por los límites, tendrás que tener calma y especializarte en el final de las bazas. Si optas por el poker con límites, en el inicio de la mano pueden decidirse muchas cosas a nivel estratégico.

Si eres un jugador que acaba de comenzar, te recomendamos que optes por alguna de las variantes para principiantes y que no te agobies demasiado por seleccionar entre poker con y sin límites. Una vez que vayas adquiriendo más experiencia serás tú mismo el que acabe seleccionando el juego que mejor se ajuste a tus condiciones.

Y sobre todo, recuerda que el poker no son matemáticas, tampoco en los juegos con diferentes límites. Los naipes son impredecibles y eso también es parte de su encanto.

Compartir.

Comments are closed.