El mundo del poker ha crecido tanto en los últimos años y ha conseguido alcanzar un grado de profesionalización que ayuda a que todo lo que rodea al mundillo crezca. Los jugadores profesionales van mejorando, los jugadores amateurs son cada vez más habituales y también su preparación se antoja cada vez más fundamental. En ese sentido, aparece la labor del coach de poker, ideal para hacer frente a torneos de poker como los que incluimos en nuestras promociones y que van en búsqueda de los mejores jugadores de la península. El sector del coaching parece estar al alza, sobre todo en el poker en línea.

Esto se produce precisamente por esa proliferación de jugadores principiantes, que necesitan de ayuda externa para mejorar sus resultados y para poder llegar a un nivel en el que puedan vivir de la que es su pasión. En este sentido, los propios jugadores son los que deciden dedicarse a esta rama al mismo tiempo que juegan o cuando ya deciden pasar a un segundo plano. Realmente hay de todo y en nuestro team partypoker tenemos algún ejemplo de ese jugador que es capaz de conciliar su actividad en los torneos con el enseñar a otros jugadores. Es un oficio que muchos llevan dentro, el de enseñar y así ayudar a otros.

Un coach de poker realmente no se va a dedicar a enseñarte las reglas del poker porque esos son conocimientos que cualquier jugador ya tiene previamente. El entrenador lo que va a hacer es corregir algunos de los fallos más habituales que puedas cometer, ayudarte a tomar mejores decisiones y ser capaz de encontrar patrones a potenciar en tu forma de juego. Por lo general, el coach realizará clases personalizadas única y exclusivamente para ti. Así es como la industria está establecida hoy en día y eso es porque cada usuario es completamente diferente.

No solo la estrategia importa a la hora de decidir quién puede llegar a ser tu coach, también lo son tus aspiraciones. No es lo mismo que tus intenciones sean las de mejorar en cash que en torneos multimesa. Los coach pueden llegar a estar especializados en una de estas ramas y en ese sentido es mejor informarte antes de llegar a un acuerdo. Generalmente los torneos son para los que más ayuda demandan los jugadores españoles y para la variante Texas Holdem, sobre todo. Pero como parte del crecimiento de este sector, hay de todo.

El coach de poker te dará unas nociones que después tú puedes ir aplicando en tus torneos y en las partidas de entrenamiento que llevaréis acabo. En ellas, el entrenador podrá monitorizar una gran cantidad de datos de miles de partidas y encontrar dónde puede estar tu debilidad y dónde tu fortaleza. Si un coach trabaja de una forma que no es parecida a esta, puede que tengas que dudar de sus dotes, porque como ocurre en todos los oficios, puede haber grandes profesionales que no sirven para enseñar a otros jugadores.

El coach también puede ayudar al jugador con la planificación de manos y el diseño de un calendario de torneos equilibrado, que no agote al cliente y que vaya a poder cumplir con sus necesidades. Todo ello siempre pensando que hay muchos otros jugadores dispuestos a impedir ese triunfo y que la posibilidad de fracaso siempre está en el aire. Disponer de la opción del coaching no te asegura unos resultados excelentes en la mesa, pero lo que sí puede hacer es aportar una mayor seguridad. Y eso es muy importante a la hora del cara a cara con otros jugadores, tanto en vivo como a través de la red.

Estas clases suelen realizarse de forma online. En la red hay diversas escuelas dedicadas plenamente a estas labores. Muchas de ellas están compuestas por profesionales que previamente fueron jugadores, pero también las hay de docentes que se han formado en la búsqueda continua de la ayuda a otros jugadores y que igualmente aportan muy buenos resultados, a pesar de no contar con tanta experiencia en las mesas. Realmente no es un requisito indispensable, aunque todo suma.

Lo que también debe tener en cuenta el jugador es que debe ser consciente de si realmente necesita de la ayuda de un coach. Los jugadores que recién empiezan y se inician en el mundillo pueden cometer el fallo de acudir directamente a este tipo de ayuda, cuando ni siquiera son conscientes de cuál es su rol en el juego. El coaching no es algo con lo que debamos obsesionarnos, sobre todo si somos jugadores amateurs. Primero juega, trata de descubrir tus fallos por ti mismo y después acude a este tipo de servicios si crees que lo necesitas.

El coaching se está convirtiendo en una forma novedosa de ganarse la vida en muchos mercados y en el del poker también ha conseguido hacerse un pequeño hueco. A través de las bases de datos, el insistir en las correcciones y en el trabajo conjunto se pueden llegar a formar verdaderos campeones del futuro no tan lejano del poker online.

Compartir.

Comments are closed.