Seguro que los aficionados que estén más conectados al mundo del poker y del poker online han oído hablar alguna vez del concepto “bounty”. Los torneos de poker, sobre todo los que se desarrollan en formato Texas Holdem, tienen un pequeño inconveniente y es que casi siempre tienen la misma dinámica. Eso, para jugadores que busquen acción y cosas nuevas, es algo que va en contra del juego. Es por eso que existen diferentes formas de darle más intensidad a un torneo, ya sea subiendo la rapidez del nivel de ciegas, colocando tiempo de respuesta en los jugadores, o apoyándose en conceptos como este.

El “bounty” básicamente es un extra que se entrega a cada jugador en un torneo que consigue eliminar a otro del mismo. Es decir, cada vez que un usuario deja sin fichas a otro, se lleva dinero extra por haber conseguido ser el que le ha eliminado. Algo muy tentador porque le añade novedades al torneo y ofrece la oportunidad de conseguir mayores ganancias. Unas ganancias que normalmente suelen entregarse en dinero real, no en fichas. Esa es la ventaja para los jugadores, que es dinero que va directo al bolsillo.

El bounty no suele incluirse en torneos profesionales. Algún torneo especial en vivo celebrado en el Casino de Barcelona o en el Casino de Madrid han sido los más sonados en España como eventos en los que se entregaba este extra por eliminación, pero no es algo habitual. En torneos más pequeños o torneos benéficos es en los que suele instalarse. También en las plataformas de poker suelen tener promociones de torneos con bounty y en partypoker también los ha habido y los hay. De hecho, es muy común en torneos online. No tanto en eventos en vivo.

El Team partypoker ha encontrado en sus streams del canal de Twitch la fórmula perfecta para ofrecer torneos con bounty a todo su abanico de espectadores.

Una de las variantes de los torneos bounty, el que el extra tan solo se entregue por la eliminación de un jugador concreto. En los torneos de poker online promocionales es algo muy habitual, con el bounty apuntando a algún famoso o jugador importante del mundo del poker. Sin embargo, hay torneos en los que el bounty apunta a cualquier jugador en cualquier eliminación. En estos casos el bounty suele representar entre un 10% y un 20% del buy-in y no se incluye dentro de la tabla de pagos final del torneo. Esto quiere decir que en un torneo de 100€ de buy-in, el bounty puede rondar los 10€, aunque esto dependerá siempre del torneo en el que se juegue.

Y lo que también hay que tener en cuenta es que el bounty lo cambia todo en un torneo. No es lo mismo jugar un torneo normal que uno en el que haya un extra por eliminación. La estrategia también cambia, sobre todo a nivel mental. En estos casos va a ser complicado robar ciegas si se tiene un stack bastante corto. Los rivales no van a retirarse con tanta frecuencia, sino que van a intentar pagar para tratar de eliminarte y quedarse con tu bounty. Para los jugadores más tranquilos y que prefieren jugar pocas manos, estos torneos suelen ser peligrosos.

Igualmente, los que más ventajas van a tener, son los jugadores que tengan un stack mayor. Si eres el que va por delante en número de fichas de tu mesa, estás protegiendo tu bounty, ya que será imposible que te eliminen. Puedes perder muchas fichas en una mano, pero a tus adversarios les costará varios turnos hacer tambalear tu pila. Siendo el líder en fichas, proteges tu bounty y te aseguras la ventaja de poder ir a eliminar a los demás con menos presión.

También es cierto, que cuanto más tiempo pase y más se sobreviva en un torneo, menos importancia irá teniendo el bounty. Al final, los jugadores priorizarán mucho más el poder quedar en una mejor posición, antes que arriesgarse a perder por ser demasiado ambicioso e ir a por el bounty. Eso sí, en los inicios las mesas pueden convertirse en verdaderas junglas. Es lo que tiene este extra, que vuelve loco a muchos jugadores.

Compartir.

Comments are closed.