El pasado 2 de septiembre del 2021 se estrenó en el Festival de Cine de Venecia una nueva película que tiene mucha relación con el poker. La gran pantalla sigue proporcionándonos grabaciones que poder incluir dentro de nuestra selección de películas sober el poker, aunque para “The Card Counter” (“El contador de cartas”) todavía es pronto. Un thriller que parece no haber dejado indiferente a nadie porque suscita comentarios de todo tipo. Y aunque haya un grupo de cinéfilos a los que no convence, lo cierto es que las críticas están siendo buenas. Una nueva excusa para acercar el poker al gran público.

La creación del director estadounidense Paul Schrader se centra en la vida del personaje William Tell, un exmilitar que ha centrado su vida en ser un jugador profesional de poker. Oscar Isaac, que es quien lo interpreta, viaja por casinos de todo el mundo en busca de una victoria que le coloque en el escalafón más alto del mundillo. Sin embargo, por el camino se va a encontrar con Cirk, un joven que busca ayuda para vengarse precisamente de un coronel militar que también martirizó a Tell. Tye Sheridan da vida al otro miembro de este dueto, que se va a convertir en terceto cuando aparezca Tiffany Haddish en calidad de prestamista y bajo el papel de La Linda.

Una historia que hace que Tell indague en el profundo pozo de su pasado y se encuentre con sentimientos que ni él mismo conocía que no había sanado, mientras trata de evitar que Cirk se estrelle contra el muro de venganza que él mismo ha edificado. Y por el camino el jugador profesional tratará de hacerse nada más y nada menos que con el título de las World Series of Poker. Por momentos el film va a parecerse a cualquiera de los mejores documentales de poker que hayamos visto y no solo por el argumento, sino también por la forma en la que está rodado.

Toda una leyenda del cine, que en el mundillo del poker podría denominársele como un tiburón, como Martin Scorsese está detrás de la producción de la película. Su influencia se deja notar en algunos aspectos y eso le da todavía más caché a la película, aunque los grandes focos se los debe llevar Schrader que es el que ha decidido optar por el poker como línea argumental alternativa en la cinta. The Card Counter nos muestra como el protagonista juega también a poker online, no solo al poker en vivo que tan vinculado lo tenemos con casinos físicos y grandes eventos.

The Card Counter va a poder acercar a las reglas del poker muy de cerca al espectador. Eso es porque Tell es un jugador conservador y que espera el momento para aprovechar sus grandes jugadas, precisamente lo que todo buen jugador debe hacer para triunfar en este mundillo. Además el apellido de William ya es toda una declaración de intenciones en un guiño a los naipes y sus conceptos. Aunque sin duda el más importante de aclarar es el de contador de cartas. Porque aunque el título no se haya traducido como con otras películas, todos sabemos a qué figura se refiere.

El contador de cartas es un jugador que normalmente está asociado al blackjack. Los jugadores pueden ir realizando un conteo de la baraja para conocer las probabilidades de que aparezcan cartas más altas o más bajas. Es evidente que el poker tiene poco que ver con esto, pero el conteo de cartas en realidad también puede aplicarse a esta disciplina de una manera curiosa. Cuando hay posibilidad de ligar un proyecto, el conteo de las outs puede resultar similar al que realizaría un apostador del 21. Sobre todo en la variante Omaha cobra mucha importancia, puesto que allí los proyectos son más ambiciosos que en el Texas Holdem.

La película no lleva a equívoco en su desarrollo, sabiendo diferenciar muy bien desde el inicio lo que es el conteo de cartas en el blackjack y cómo se aplica en el poker. Schrader entremezcla el más puro estilo Las Vegas con el gran evento de las WSOP, sin duda una promoción más que merecida para el denominado como el mejor torneo de poker del mundo. Y quizá El contador de Cartas no llegará al nivel de otras producciones de este director como Taxi Driver, pero para el americano supone la transformación de un guionista a director, dando como siempre mucha importancia al papel de sus protagonistas.

Aun así la victoria no parece ser la obsesión de Tell y es por eso que se aleja de otras películas convencionales de poker. Oscar Isaac reveló en entrevistas recientes que tuvo que hacer un gran trabajo para comprender su personaje y para poder sumergirse en las partidas de poker. Entre parones y parones del rodaje ensayaba y se empapaba de todos los conceptos necesarios para dar la talla frente a la cámara. Y hasta aprendió trucos en el manejo de fichas y cartas. Ya sabemos que estar ágil y jugar con rapidez en poker es clave en ciertas situaciones, así que puede que en Isaac tengamos a un futuro interesado en el poker.

The Card Counter se estrenó el 10 de septiembre y apunta a ser otra película que todos debemos ver en algún momento.

Compartir.

Comments are closed.