El poker es un juego universal que ha tenido diferentes evoluciones a lo largo de su historia. No solo es conocido por las modalidades que son las más populares a día de hoy en torneos en vivo y campeonatos online. En épocas pasadas también fue popular por el uso de los dados. Y aunque a estos ítems no se les relaciona como parte del juego, el poker con dados existe y se practica en algunos círculos. Si bien esos círculos no son profesionales ni tienen que ver con jugadores que se dedican en cuerpo y alma a esta disciplina.

Solo hay que fijarse en los casinos españoles, donde encontrar una mesa de craps en la que apostar es como tratar de encontrar una aguja en un pajar. La influencia estadounidense no ha valido para que este sea un juego popular en salones de juego españoles. Y si hablamos de plataformas en línea, olvídate por completo de toparte con ello. Por lo tanto, dar con una mesa de poker con dados es aún más complicado. No obstante, hay variantes que han trascendido como el poker mentiroso.

Derivado del juego del mentiroso que se juega con cartas, esta variante se basa en el arte del farol entre los jugadores. Como su propio nombre indica, la forma de juego es la de mentir y tratar de engañar al resto de contrincantes de la mesa. El que mejor sepa esconder su baza bajo una mezcla de verdades, verdades a medias y embustes tendrá las de ganar en este entretenido juego que vamos a conocer un poco más de cerca.

Cómo se juega al poker mentiroso

Para poder jugar al poker mentiroso es fundamental saber cómo jugar al poker en primer lugar. Un mínimo de dos jugadores contarán con cinco dados y un cubilete. Cada dado cuenta con seis caras , cada una de ellas representando uno de los seis valores más altos del poker. Hablamos del as, rey, dama, jota, 10 y 9. Cada jugador tiene que recoger los dados dentro del cubo, remover y lanzar de forma que todos los dados queden dentro de él, salvo uno. Ese servirá de pista para el siguiente jugador.

El jugador mira sus dados sin que nadie más los vea y tiene que indicar la baza que lleva. Ahí es donde entra en juego la posibilidad de decir la verdad o de mentir, según le convenga al lanzador. El siguiente jugador al que le toque jugar tiene que decidir si la jugada del primero es verdadera o falsa. En el caso de que confié, recoge los dados sin mirarlos y realiza su lanzamiento con la obligatoriedad de cantar una baza más alta que la anterior. Por ejemplo, si un jugador afirma que lleva full house, si el siguiente cree que dice la verdad tiene que anunciar en su tirada que lleva como mínimo poker.

En el caso de considerar que miente, debe levantar el cubilete y descubrir los dados. Si resulta que el primer jugador decía la verdad, pierde un punto. Y en el caso de que mintiera, gana un punto. El objetivo es hacer tantas rondas como corresponda hasta alcanzar el máximo de puntos establecidos como victoria.

El orden de manos en esta clase de poker es el siguiente de menor a mayor:

  • Pareja: dos dados de igual símbolo
  • Doble pareja: dos parejas de dados
  • Trío: tres dados de igual símbolo
  • Full house: combinación de un trío y una pareja
  • Poker: cuatro dados de igual símbolo
  • Repoker: cinco dados de igual símbolo

Historia del juego

El poker mentiroso procede de un juego de cartas al que se juega con la baraja española llamado “mentiroso” y que tiene la misma mecánica, solo que cambiando el valor de los dados de poker por el de las cartas hispanas. Con la popularización del poker por todos los países de habla hispana, fue a partir de los años 50 cuando esta fusión encandiló a muchos jugadores.

Jugadores que en su mayoría eran militares que lo adoptaron como un pasatiempo perfecto para sus horas de ocio y entretenimiento. Y de los regimientos llegó pronto a las universidades donde terminó siendo uno de los juegos más populares para practicar en la cafetería, en horas entre clase y clase. Y de paso con el objetivo de apostar y ganar algo de dinero.

La mezcla entre azar y estrategia es lo que hace popular al poker mentiroso, pues tiene mucho de ambas cosas. La comprensión de los tells es clave para tratar de detectar cuando el rival miente, ya que el juego acaba obligando a los jugadores a mentir. Es muy complicado sacar siempre una jugada superior a la del anterior jugador, con lo cual será necesario farolear.

Otra cosa es que te aproveches de la fortuna para medir cuando ir de farol y cuando no. Es un juego en el que la batalla contra el tilt será dura.

Variedades de poker mentiroso

Como le ocurre a todos los juegos que son más populares que profesionales, hay muchas variantes diferentes. Hay jugadores que optan por jugar a un total de 9 puntos y el que primero llegue a esa cifra gana. Hay otros que optan por ir eliminando de cada mano a aquellos jugadores que van fallando y otros que apuntan todas las puntuaciones y después hacen recuento.

De aquí surgen variantes vascas como el kiriki o de otras zonas como Valencia, Madrid o Andalucía, que es donde más triunfa. Incluso puede jugarse con cartas de poker al uso, aunque es más complicado.

Compartir.

Comments are closed.