Si quieres llegar a ser un profesional de poker hay que ser capaz de dominar todos los registros de este juego. Hay que saber manejar la presión, gestionar las cantidades de los botes, valorar de manera efectiva la fortaleza de cada mano y ser consciente de la posición que tenemos en la mesa. Y con esto último no nos referimos solamente a la imagen que hayas creado en el resto de contrincantes o al nivel de stack en el que te encuentres. Hablamos de la posición de manera literal que ocupas en la mesa, tu asiento. Las posiciones en poker también marcan el juego.

Y dentro del posicionamiento qué mejor que echar un vistazo al más complicado de todos, ese en el que nadie quiere jugar y que solo desearías a tu peor enemigo. Esa es la posición “Under The Gun”, reducida al acrónimo UTG, y que es el terror para muchos jugadores de poker. ¿Cuál es la razón? En una mesa convencional de ocho o diez jugadores el UTG se sitúa a la izquierda de la ciega grande. Eso le obliga a ser el primero en tomar decisiones pre-flop y el siguiente en actuar tras las ciegas, post-flop. Por tanto tiene que apostar sin apenas tener información del resto de jugadores.

¿Por qué “Under The Gun”? El término viene del inglés y de manera literal se traduce como “bajo la pistola”. Esto vendría a representar muy bien la situación en la que se encuentra un jugador al que le toca jugar en esa posición, pues se halla en tensión al ser de los primeros en hablar. En cualquier caso, su origen podría estar en el poker que se jugaba en el viejo oeste americano, donde en las partidas de naipes era habitual que el dealer jugara revolver en mano para amenazar a aquellos que pretendieran hacer trampas en la partida. Por lo tanto, los más cercanos a él tenían poca escapatoria.

Hay que decir que el posicionamiento que hemos destacado es válido en especial para la variante Texas Holdem. Puede haber otras alternativas en cash games o en torneos específicos donde la posición UTG cambie y no sea necesariamente la del primero que habla.

Lo mejor y lo peor de UTG

Una vez explicado y entendido el concepto, pasamos a la acción. ¿Cómo juego desde la posición UTG? ¿Qué tengo a mi favor y que tengo en contra? Lo primero que debemos decir es que en el poker más clásico, la posición UTG era designada para el robo y defensa de ciegas. En los torneos de poker se daba por hecho que el jugador que abría desde esa posición tenía una gran mano y con una apuesta importante, se podía forzar el foldeo del resto de jugadores en juego. Recogías las ciegas y aumentabas el stack. Ahora que todo está mucho más medido en el poker, esta estrategia no es tan efectiva.

No obstante, la teoría sigue insistiendo en que lo óptimo es rechazar muchas manos de corte medio y bajo desde este sitio. Solo se excluyen de ser tiradas manos muy fuertes, como parejas altas en mano o una combinación de dos figuras. Si vas corto de ciegas, quizá tengas que ampliar el rango a manos que incluyan dieces, pero siempre sin bajar de ahí. Apostar con algo peor es poner en riesgo la pila de fichas de manera innecesaria y con mucha menos información que el resto de oponentes.

Aquí reside una de las claves y es que apostar antes que los demás supone una clara desventaja. Por eso es recomendable variar la clase de juego y de estrategia en esta posición y ser bastante agresivo. No es recomendable tirarse faroles si estamos ante jugadores con experiencia en la mesa (si los rivales son amateurs sí que podemos optar algo más por esta opción, aunque recuerda que pueden ser más imprevisibles). Pero sí debemos optar por resubidas del estilo 4-bet o straddle.

El straddle es un tipo de apuesta que se realiza desde el UTG sin ver las cartas, equivale al doble de la ciega grande y da la ventaja al jugador de poder volver a tener turno de juego pre-flop, una vez que todos los participantes hayan movido ficha. Es propio de los cash game y de juegos en vivo. No obstante es una buena opción si nos la permiten, pues ganas algo de posición con la que no contabas al inicio de la partida.

Y otra recomendación importante es la de no abusar del call pre-flop. Jugadores que pretendan abrir muchas manos por estilo de juego o estrategia pueden utilizar el truco de perro viejo de igualar desde UTG con una buena mano y esperar que sean los demás los que le pongan picante al bote. No es una mala idea, pero se vuelve predecible si la alargamos en el tiempo. Los grandes tiburones no tardarán mucho en calarte y planear un contraataque que te haga perder fichas. Y entonces tendrás que empezar a valorar los posibles cambios de mesa, si es que puedes realizarlos.

Compartir.

Comments are closed.