En cualquiera de los torneos de poker online que te podemos ofrecer te habrás dado cuenta de la importancia que tiene el no desperdiciar tus fichas. Un jugador sufre mucho cuando comprueba que su stack está muriendo lentamente y es especialmente frustrante cuando estás en un campeonato del que puedes caer eliminado en cualquier momento. Y uno de los recursos que suelen tener los usuarios que se encuentran frente a este problema es centrarse en las ciegas. Las ciegas son un elemento que se puede “robar” y que también se puede “defender”. A nivel estratégico es un movimiento fundamental, también para saber situarse en la partida en todo momento.

Para que tengamos en cuenta la importancia de las ciegas, los profesionales suelen medir su stack en número de ciegas. Por ejemplo, un stack de 40 BB (big blinds). Así vas a tener en mente en todo momento la cantidad de manos aproximada que puedes jugar antes de quedarte sin fichas, aunque después este número varía en función de tus ganancias y pérdidas tras cada ronda. Tanto la ciega grande como la ciega pequeña tienen su importancia, sobre todo en el momento en el que se destapan los roles de robador y defensor de ciegas.

Por si hay algún despistado, las ciegas son esas apuestas obligatorias rotatorias que los jugadores tienen que entregar por norma para poder garantizar que haya un bote mínimo en cada una de las jugadas de una partida. Las ciegas aportan algo por lo que luchar a los jugadores en todo momento y por tanto hacen del poker un juego más interesante. Sin embargo, en la estrategia preflop son elementos que pueden sustraerse mediante apuestas.

Robar las ciegas puede ser determinante cuando quieres meter presión a otro jugador y hacerle sentir que su tiempo y sus fichas se van acabando. Pero también es clave a la hora de alargar la vida de tu stack, cuando este se encuentra herido de muerte. Te adjudicas unas fichas gratis y te mantienes vivo unas rondas más. El problema es que el que está en frente no lo va a poner fácil y si detecta que pretendes hacer el denominado en inglés como “stealing”, puede ir a por ti a tratar de evitar que te lleves esas ansiadas ciegas.

Nos centramos primero en el concepto de robar ciegas y advertimos que en los cash games no tiene demasiado sentido robar ciegas porque suponen cantidades muy pequeñas con respecto a nuestro stack, con lo cual no merece la pena. En los torneos Sit & Go y MTT, donde la rapidez del juego se deja notar más, sí es interesante hacerlo porque no podemos quedarnos esperando tantas manos a tener una baza realmente con la que jugar y ganar fichas. En este tipo de torneos necesitas hacerte con pequeños botes con mayor frecuencia y el robo de ciegas es una gran opción, sino estarás perdido.

La manera más lógica de hacerlo es con una subida fuerte desde una de las últimas posiciones en apostar en la mesa. Este tipo de comportamiento en el poker profesional hará pensar a los oponentes que se tiene una mano fuerte y muchos de ellos foldearán al sentir que seguramente llevan una combinación inferior con la que no pueden competir. También hay que vigilar el tipo de jugador al que tratamos de robar y el momento en el que se quiere hacer. En una situación cercana a la entrada en premios de un torneo o en un heads-up puede tener más sentido, sobre todo en el Texas Holdem poker.

Por otro lado queda la otra visión, la de la defensa. Y aquí entran mucho en juego el tema de las posiciones en la mesa. Como los jugadores ya se pueden imaginar, las posiciones de ciega grande y ciega pequeña son las peores de todas porque son las que crean más dudas a los usuarios y las que invitan a jugar más manos de las debidas. Incluso en un intento de defender ciegas puedes llegar a perder muchas fichas en el juego post flop de las que perderías si foldearas de primeras. Por tanto, tienes que estar muy seguro de que el escenario al que te enfrentas es a un robo de ciegas que quieres contrarrestar. En caso de duda, desiste.

Y si lo tienes claro, la recomendación principal es que la defensa puede tener un efecto más positivo cuánto más tardía sea la posición del adversario que intentar robarlas. El defensor puede entrar a la acción en esos casos con peor mano que si hay una subida en las primeras posiciones en las que se habla. Y una vez que se llegue a la siguiente calle, calcula siempre las outs y las posibilidades que tienes de poder ganar esa mano. Si estas no son favorables mejor retirarse a tiempo, aunque todo depende del jugador que tengas en frente y de los movimientos que realice, por supuesto.

Un buen robo o una buena defensa de ciegas puede cambiar el devenir de tu stack en la mesa. Eso sí, requiere de planear una estrategia certera y ensayada. No sirve con probar a robar o a defender sin más. El poker tiene sus procesos que hay que respetar si queremos llegar al éxito.

Compartir.

Comments are closed.