La IA podría definirse como esa rama de la ciencia que trata de desarrollar y mejorar el conocimiento de ordenadores, softwares y otros componentes electrónicos similares. Un sector que ha crecido mucho con la nueva era tecnológica y que ha demostrado ser interesante para aplicarla en muchos procesos de la vida cotidiana de los seres humanos. Seguridad, limpieza, automóviles, deporte o comercio son solo algunas de las industrias que han podido beneficiarse de las posibilidades de la denominada como IA, por sus siglas. Pero, ¿qué hay del sector del juego? ¿No ha habido avances en este campo? Lo cierto es que sí.

Y el poker ha sido el campo de pruebas por excelencia de la IA, seguramente junto al ajedrez. Al ser un juego con muchos resultados posibles dentro de una misma partida y de una misma mano, el reto para los desarrolladores ha sido todavía mayor. Y lo cierto es que en la actualidad la inteligencia artificial ha suscitado cambios en el poker más novedoso y el más clásico, el poker online o en vivo. Lo ha hecho en dos direcciones: por un lado se ha presentado como soporte para el jugador; por otro ha resultado ser un adversario muy potente.

La fusión de la IA con el Big Data permite a los jugadores de poker conocer de manera más precisa muchos aspectos de su juego, con el objetivo claro de poder mejorar y pulir una estrategia con la que obtener más beneficios. Sin embargo, también hay demostraciones de que inteligencias inertes pueden llegar a jugar de manera más precisa al poker que los propios seres humanos. En ello también vamos a incidir, como también lo haremos en la manera en cómo la IA ha resultado todo un descubrimiento también para las salas de poker en línea. Muchas direcciones de análisis.

Inteligencia artificial para el jugador

En juegos como el ajedrez, que también podría denominarse como un deporte mental como le ocurre al poker, los participantes tienen todo bajo control sobre la mesa. Todos conocen sus piezas y las del contrario, con lo cual no hay opción a sorpresa. Con los naipes no ocurre lo mismo. En el juego las reglas del poker fomentan que el jugador no conozca las cartas del rival ni tampoco las que serán comunes para todos los usuarios. Por eso es tan importante la toma de decisiones y las capacidades mentales de cada persona, más allá del componente de azar.

La inteligencia artificial puede ayudar mucho al jugador en este aspecto, en la recolección de datos más específicos que le ayuden a mejorar sus procesos a largo plazo. Estamos pensando en la revisión de manos, cálculo mejorado de odds, análisis de rivales o estimaciones de frecuencia de jugadas.

Inteligencia artificial contra el jugador

Ahora pensemos en un escenario más catastrofista para el ser humano. Aquel en el que la máquina consigue superarle e incluso llegar a sustituirle, y que tanto rechazo y recelo ha creado en el desarrollo de la IA de cara al futuro. En el poker hay ejemplos de modelos de softwares que se han creado con el fin de que sean más precisos que los humanos en el juego. Y que lo han conseguido.

DeepStack fue uno de los primeros en aparecer en 2017 y se utilizó en ese mismo año en un torneo de Texas Holdem, donde logró superar a más de 30 jugadores profesionales. Lo hizo indistintamente tanto con varones como con hembras, pues el papel de la mujer en el mundillo no fue una condición excepcional para que la máquina utilizara una forma de proceder similar a la intuición humana.

Si Canadá había sido capaz de hacer algo así, Estados Unidos no podía ser menos. América dio a luz pocos meses después a Libratus, una IA mejorada y que llegó a hacerse con el 85% de fichas correspondientes a un torneo online en el que fue implementado. Y este allanó el camino para la creación de Pluribus, otra inteligencia de carácter similar y que fue retocada para que no se basara únicamente en la estrategia para ganar. Logró derrotar a una quincena de jugadores top mundial de Texas Holdem.

Inteligencia artificial en la red

Estos softwares tienen una característica común y es que ninguno de sus desarrolladores han dado a conocer jamás los detalles de su creación, pues eso podría convertir las mesas de poker en la red en comunidades de bots compitiendo entre ellos. La finalidad es que el entretenimiento sea para jugadores y las webs dedicadas a este juego luchan por y para ello.

Pero incluso ellas pueden beneficiarse también de la llegada de la IA al poker, en materias como verificación de usuarios, reparto de premios más exacto y rápido, control y detección de cuentas fake, etc. En todo ello ya se trata de aplicar, pues la IA parece tener mucho recorrido en el poker del futuro. Siempre tratando de buscarle el sentido más positivo.

Compartir.

Comments are closed.