Desde hace ya algún tiempo, el poker y el poker online se han convertido en alternativas de ocio más que reales para prácticamente todos los segmentos de la población mundial. El juego de naipes avanza a pasos agigantados en la búsqueda de más jugadores potenciales que quieran probar las artes de una disciplina que reparte emoción y diversión allá por donde va. España es un país en el que atractivos no faltan y no es un lugar en el que sea fácil hacerse un hueco y realmente el poker lo ha logrado. Eso sí, hay ciudades como Barcelona en las que ha calado muy hondo.

La península es un territorio en el que el turismo es extremadamente importante. Buen tiempo, playas, lugares maravillosos que visitar y otros muchos paraísos atraen a millones de extranjeros cada año. Y Barcelona también se suma al paquete completo. El turismo de casinos lo puso aún más fácil con el Casino de Barcelona en pleno auge en el Puerto Olímpico y con el paso de los años no ha hecho más que crecer. El salón de juegos de la ciudad condal se queda aproximadamente con un 25% del mercado español de casinos y acumula más de 1 millón de visitas cada año.

Eso, entre otras cosas, es gracias al poker. Barcelona apostó por los grandes circuitos profesionales de poker desde los primeros años del nuevo siglo XXI, cuando todavía no estaba demasiado claro cuál sería el avance del juego en España y en el resto del mundo. El poker apenas empezaba a ser una disciplina legal, pero precisamente por ello es que Barcelona se hizo un hueco tan rápido en el panorama mundial. Fue pionera en comenzar con eventos presenciales en vivo en los que reunir a miles de jugadores en sus instalaciones. Tan solo de Las Vegas puede llegar a tener envidia a día de hoy si pensamos en epicentros de poker en el planeta.

Con el paso de los años, los torneos de poker empezaron a alcanzar cada vez más jugadores. El millar de participantes pronto se quedó lejos y se traspasaron los 3.000 usuarios. Los premios también crecieron de las cuatro cifras a las seis, llegando incluso a sobrepasar el millón en algunos casos. Y eso también atrajo a nuevos jugadores que quizá no tenían a Barcelona como una de sus paradas favoritas. La organización, el lugar y el emplazamiento también hicieron su trabajo para que no solo el poker fuera el objetivo, sino el pasar unas vacaciones merecidas mientras se disfrutaba del ambiente y de un poco de diversión en las mesas.

Miembros del Team partypoker han acudido a Barcelona en diversas ocasiones para participar en alguno de los torneos que celebra cada año, en distintas etapas. Y es que estas competiciones tienen algo muy singular difícil de encontrar en otros territorios, y es que el 20% de los participantes salen del Casino de Barcelona con un premio seguro en ganancias. Algo que no es nada fácil de igualar y que también se ha conseguido a base de un buen trabajo de promoción, atrayendo a caras conocidas del mundo del deporte, el cine o el teatro a los torneos de poker en vivo. Y por supuesto la apuesta por el juego en línea.

La regulación llevada a cabo en el año 2012 por parte de las autoridades estatales dejó al poker en línea en una posición complicada, en la que no era capaz de atraer jugadores. Eso hizo que muchos jugadores profesionales se fugaran en busca de otros destinos en los que esto si fuera posible. Suerte que a partir de 2018 se inició una recuperación que ha llevado al poker online a triunfar a través de sus promociones y un espectro de celebraciones digno de admirar. Puedes observar nuestro calendario de torneos actual para observar el nivel que se ha alcanzado en España.

En este sentido, Barcelona y su casino han hecho un esfuerzo por buscar series de poker online a través de las cuales los jugadores pueden conseguir un pase a un evento en vivo posterior. Una fusión entre poker online y poker en vivo que también ha sido fundamental. La ciudad condal también ha encontrado en ese sentido un filón para poder mantener el nivel en los torneos y subir puestos en el mercado.
Al menos así ha sido hasta ahora, hasta el azote de la crisis sanitaria provocada por el covid en España. Las consecuencias han sido que se haya impedido celebrar eventos en vivo y que todas las paradas de los circuitos profesionales que estaban planeadas para disputarse en Barcelona se hayan suspendido momentáneamente. En el poker en línea han encontrado muchos de ellos la solución para poder seguir ofreciendo le emoción del poker. Aun así, para Barcelona y para otras ciudades que también son embajadoras de este juego de naipes ha sido un revés importante en todos los sentidos. Poco a poco se van autorizando torneos con protocolos muy estrictos que dan un poco de respiro, pero el futuro sigue siendo incierto en este sentido

En cualquier caso Barcelona, por tanto, ya no es solo la capital de España en lo que a poker se refiere, sino que es un referente que traspasa fronteras y que llega a todo el mundo. Quizá no cuenta con un público muy adepto a los juegos de azar y al poker en general como pueden tener otras ciudades; quizá su casino no tiene la popularidad y la elegancia de otras salas; y quizá su caché es más bajo que el de otros centros de ocio. Sin embargo, Barcelona es cada vez más elegida y eso es por algo. Hasta 150 nacionalidades diferentes se han llegado a dar cita en sus torneos de naipes. Incomparable y con un futuro por delante muy interesante, siempre que se lo permitan.

Compartir.

Comments are closed.