El poker lleva muchos años inmerso en una auténtica lucha por su reconocimiento como juego mental. Esta disciplina combina los naipes y las apuestas con un complemento de azar que no se puede negar que es muy importante. Pero también cuenta con un lado clave relacionado con la estrategia de juego y es la habilidad que mentalmente desarrolla cada jugador en una partida. En una mesa no solo la suerte es importante, también lo es ser consciente de tu posición en cada momento y eso no es nada fácil. Es algo que solo los mejores pueden llegar a desarrollar.

Y el simple hecho de que haya jugadores que sean mejores que otros, ya acaba por entrar en contradicción con la opinión de aquellos que lo consideran un juego en el que predominen las casualidades. El verdadero dilema está en concretar qué porcentaje es superior, si el de la habilidad o el del azar. En ese sentido hay diversos estudios científicos que tratan de demostrarlo con hechos en ambas direcciones. Y realmente ambos pueden ser lícitos. Sin embargo, la polémica ha desplazado a los naipes franceses a una posición inmerecida en muchos casos.

¿Se es injusto con el poker cuando se le considera un deporte de azar? Probablemente sí, pues incidimos en que el factor psicológico puede ser determinante. En 2010 la Asociación Internacional de Deportes Mentales (IMSA) intentó dar un golpe encima de la mesa incluyendo al poker en su institución y ofreciéndole la categoría de deporte mental. Compañeros como el ajedrez, las damas, el bridge o el mahjong lo recibieron con los brazos abiertos. No obstante, esto no fue suficiente para gran parte de la sociedad para tomar el ejemplo de la IMSA.

Quizá por eso es que el poker no ha recibido la categoría de deporte y no ha podido cumplir objetivos tan ambiciosos como el de tener presencia en unos Juegos Olímpicos. Aun así, hay países que sí que tomaron este ejemplo y terminaron aceptando el término en su máxima expresión. Son los que ahora vamos a mencionar.

Brasil

El pionero de todos ellos fue Brasil. El país carioca contaba con una gran nómina de jugadores, algunos de ellos muy talentosos y con grandes resultados tanto en poker online como en torneos de poker en vivo. Eso animó a la Confederación Brasileña de Texas Holdem a iniciar un proceso en enero de 2009 en el que trataría de convencer al gobierno brasileño del reconocimiento del poker como deporte. Tardó tres años, pero el Ministerio de Deportes accedió en 2012 ha incluirlo como tal.

“El poker deportivo es una práctica de competición que exige de sus practicantes inteligencia, capacidad y habilidades intelectuales y sociales para obtener éxitos”, dictó la administración brasilera. Eso propició la creación de un circuito profesional sólido en la región y que este juego haya pasado a enseñarse desde pequeños a los más fanáticos, aunque hasta que no posean la mayoría de edad no se les permite entrar en competición.

El siguiente paso fue que personas llegadas desde otros estratos de la sociedad terminaran aficionándose a los naipes. Los más destacados son los futbolistas profesionales del país, que veían en el poker una gran oportunidad para continuar con el espíritu competitivo en un rango de edad más alto, que no les permite el futbol. Nombres como los de Ronaldo, Julio Baptista o Neymar Jr. abrieron la puerta al poker para deportistas de élite.

Argentina

A raíz de lo ocurrido en Brasil, solo parece cuestión de tiempo que en los países vecinos de América Latina se den cuenta de que el camino correcto es este. Sobre todo, porque la actividad de poker no hace sino crecer en este continente. Desde el año 2012 se ha creado tanto la Federación Latinoamericana de Poker, a la que se han adherido la mayoría de los territorios de Latam, como la Confederación Panamericana de Póker Deportivo, en la que también se incluyen otras regiones de América.

Y el otro grande de Latinoamérica como Argentina ha tardado más de lo esperado, pero se ha sumado a darle al poker esa categoría de deporte. Ha sido el último en hacerlo (2021) y sin duda es un verdadero éxito de la Asociación Argentina de Poker por su trabajo conjunto con la Confederación Argentina de Deportes. Ambas logran darle un aval a la disciplina que esperan que acabe con la criminalización de los jugadores asiduos y profesionales del país.

México

México es otro de los que logró su cometido en 2017 gracias a la asociación oficial del territorio azteca. No fue sencillo, pues tuvo que crear filiales por diferentes estados que constituyeran un sistema lo suficientemente sólido como para convencer a la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte, la institución que finalmente hizo la proclama.

Para los mexicanos esta noticia vino unida a la creación de una serie nacional de campeonatos, que es sin duda lo mejor que le puede ocurrir al poker y sus afiliados. Torneos con variantes más sencillas y otras más para pros. Poker para todos, en definitiva.

India

Y destacamos también India, aunque aquí la situación es algo más particular. En la totalidad del territorio está prohibido el juego, pero luego cada estado tiene potestad para promulgar y aprobar sus propias leyes al más puro estilo estadounidense. En algunas porciones el poker es un juego de habilidad, aunque en otros no se permite su práctica.

Compartir.

Comments are closed.