Estrategias hay muchas en un juego como el poker, pero el verdadero secreto está en encontrar aquella o aquellas que encajen con el tipo de jugador que eres y con tu forma de jugar. Y como nosotros no podemos conocer a todos y cada uno de nuestros usuarios, nuestra misión es la de mostraros la mayor cantidad de movimientos posible para que aprovechéis aquellos que se adapten a vuestras necesidades. Sin olvidarnos de tener bajo control todas las variables, en este caso nos vamos a las apuestas y al arte de igualar o hacer call. Una acción siempre controvertida y objeto de debate entre jugadores.

Y para ser más concretos fijamos el punto de mira en el cold call. El cold call se produce cuando un jugador que no ha invertido dinero en el bote decide igualar una apuesta. Su traducción al español sería la de un call en frío y tiene sentido esta denominación al entender que el jugador que lo realiza no ha entrado a jugar de manera activa todavía a esa mano. Los jugadores de las ciegas no pueden hacer cold call porque ya han aportado fichas al bote mediante sus correspondientes apuestas obligatorias. Pueden igualar, pero no en frío.

Antes de que te involucres demasiado con esta modalidad de apuesta de poker, hemos de avisarte de que el movimiento cold call se asocia por norma general a jugadores débiles. El manual del buen profesional de los naipes evidencia que si se lleva una buena mano, la mejor opción es la de subir. Si la mano es media o baja, la preferencia es la de foldear. Por lo tanto, aquel usuario que opta por un cold call estará representando la imagen de fish. Estos jugadores son los que todo el mundo quiere en su mesa, aquellos a los que es fácil sacarles el stack.

De hecho, si eres tú el que te encuentras fishes en las mesas, no dudes en dejarles que se equivoquen preflop para después ir con todo a por ellos postflop. ¿Hay alguna excepción? Quizá en los torneos gratuitos o de niveles de ciegas muy bajos sí que puedes encontrar un tipo de juego que se adapte mejor a los cold call. Cuando el riesgo no es tan grande como en torneos o cash games, entonces aparecen este tipo de apuestas más recreacionales. Los participantes juegan más libres, por así decirlo.

Cuando hacer cold call

Volviendo a la realidad del máximo nivel, hay oportunidades en las que es más preciso hacer cold call que en otras. Por ejemplo, es una buena herramienta para combatir la agresividad de dos o más jugadores que no hacen más que pegarse entre ellos en la mesa. Con este escenario y un proyecto de pareja de mano media-alta con la que no sabes bien que hacer, simplemente igualar puede ser la jugada correcta.

Otro uso que parece evidente del cold call es el hecho de querer disfrazar la fuerza de una mano. Hemos dicho anteriormente que como normal general la igualada en frío es propia de jugadores débiles. Puede haber momentos en los que nos interese despistar a nuestros adversarios y hacerles creer que somos una presa fácil. Así cuando menos se lo esperen se darán de bruces con una buena jugada que les descolocará.

Y otra posibilidad clara es la de realizar cold call como apuesta para ganar tiempo, siempre y cuando detrás nuestra tengamos a un jugador que sepamos que va a apostar o subir. Podemos poner el ejemplo de una mano en la que las ciegas son altas y un jugador con un stack medio abre y otro de la misma condición iguala. Nosotros tenemos una pareja alta y un stack superior al de los contrincantes, y detrás de nosotros hay otro usuario presionado porque le quedan unas 6 o 7 bb. Si encuentra una mano decente, es muy posible que vaya all-in. Eso nos abre a nosotros la opción de hacer un cold call de paso.

Cuando no hacer cold call

Precisamente en el apartado de situaciones en las que no ejecutar un cold call vamos a mencionar también las que hemos denominado como apuestas de paso. Estas solo deben realizarse cuando hay un sentido tras de sí, como hemos explicado en el ejemplo de arriba. Si no tenemos un plan concreto, ni un proyecto claro al que agarrarnos, no te arriesgues a un cold call en Texas Holdem. En el momento en el que te topes con jugadores reflexivos que te analicen correctamente, estarás en serios problemas.

Además, olvida la posibilidad de ejecutar una igualada en frío como medida de protección. Para eso siempre va a ser preferible foldear o blufear. Si optas por cold call siempre debe ser con el propósito de atacar, ya sea en esa misma mano o en las siguientes.

Y como no podía ser de otra manera, la posición también tiene un gran peso en esto. Fuera de posición es mejor no inventar demasiado y limitarte a movimientos y estrategias sencillas. De lo contrario tu stack puede pagarlo muy caro.

Compartir.

Comments are closed.