El poker es un juego que con la gran popularidad y repercusión que ha ganado a nivel mundial es capaz de magnificar todo lo que tiene a su alrededor. Jugadores, sedes, fichas, plataformas online e incluso también cartas de poker. La baraja francesa está plenamente vinculada a este deporte mental, dando pie a que hayan ido apareciendo diferentes estilos de barajas con los que se juega exclusivamente al poker. Aunque esa es una decisión que le atañe directamente al jugador, pues hay otros juegos a los que se puede jugar mediante los famosos 52 naipes.

Un poco de historia sobre la baraja de poker

Hay que recordar que una gran parte de historiadores sitúa el origen de la baraja gala en China, en torno al siglo IX. Entonces los naipes eran fabricados a mano y se tenían como objetos de culto, que posteriormente llegarían hasta Egipto dos siglos después. Desde allí serían comerciantes italianos los que los traerían al sur de Europa en el siglo XIV, con la excepción y duda de que pudiera ser España el país que generara el interés por ella en todo el viejo continente.

En lo que sí hay consenso es en especificar que en sus inicios las cartas eran de uso exclusivo de nobleza y burguesía, si bien la expansión de métodos como la xilografía abarataron su precio y provocaron su llegada a todo tipo de población. Así hasta que el poker se los apropió como parte de su mecánica de juego, si bien hay otras disciplinas que vamos a repasar y que también han ganado mucho peso como representantes de la baraja francesa.

Algunos de ellos también han llegado a la red, con la posibilidad de disputar torneos en línea compitiendo frente a otros usuarios. Si pensamos en los naipes, también debemos pensar en ellos como alternativas de juego.

¿Qué juegos hay con cartas de poker?

Blackjack

Si eres un jugador activo que conoce de primera mano el mundillo del juego, seguro que el blackjack o 21 te suena. Una disciplina sencilla donde los jugadores compiten frente a la banca en este caso, con el objetivo de sumar 21 con sus cartas de poker o quedarse lo más cerca posible de esa cifra. Arrancas con dos cartas y puedes ir pidiendo más hasta que excedas esa cifra, momento en el que te dan la mano por perdida.

Juego interesante y muy popular también en casinos en línea, pues permite plantarse, doblar la apuesta o dividirla. Para eso tendrás que plantear bien la estrategia y recordar que los números del 2 al 10 mantienen su valor, las figuras valen 10 y el as puede valer 11 o 1, según le convenga al usuario. Por tanto, tener en mente el ranking de manos será clave.

Bridge

El bridge es otro de los juegos a los que la baraja francesa le debe ese caché que posee, pues es un juego de habilidad que requiere de anticipación por parte de los jugadores y de saber medir las apuestas en las rondas clave.

Dos parejas de jugadores se enfrentan entre si con el fin de pronosticar en la ronda inicial cuántas cartas van a quedarse en su poder y en el desarrollo del juego terminar cumpliendo ese objetivo marcado. Solo uno de los dos equipos podrá conseguirlo, lanzando cartas al centro de la mesa por turnos y el que lance las más altas se queda con ellas, considerando que las ha ganado. En esta tarea los compañeros deben ayudarse todo lo que puedan, si bien no pueden mostrar las cartas el uno al otro.

Rummy

Otro de los juegos insignia de la baraja de poker es el Rummy, un juego que proviene de Estados Unidos y que ha servido a lo largo de la historia como base para otros juegos que han surgido a raíz de él. Y aunque en su versión más original se juega con fichas, también puede jugarse con los naipes y siempre de forma individual.

El objetivo es deshacerse de todas las cartas que se tienen en mano formando escaleras del mismo palo o tres o más cartas del mismo valor. Dependiendo del número de jugadores se puede llegar a jugar con más de una baraja y es necesario ir contabilizando los puntos que hace cada usuario en el tapete. En el recuento final se decide al ganador.

Canasta

Y precisamente del rummy procede la canasta. Otro juego con finalidades muy parecidas a las del juego piloto, pero que es mucho más popular entre la comunidad hispanohablante. Apareció en Uruguay a finales de los años 30 y cuando llegó a España tuvo su verdadero boom como juego de mesa popular.

En la península se fueron formando diferentes variantes y modalidades que lo hacen todavía más rico e interesante hoy en día. Entre ellas las de poder jugar en parejas o tríos, aumentando la cantidad de puntos a conseguir cuantas más personas participen.

Compartir.

Comments are closed.